Cómo hacer para que nuestro contenido sea compartible

Si haces algo y te emociona, desearás contagiar a las demás personas de esas mismas emociones. Este es un síntoma, de un contenido compartible.

Cómo hacer para que nuestro contenido sea compartible

Ya comprendido todos los elementos necesarios para crear un buen contenido: el mensaje, la intención, el tono, el storytelling y las emociones. Llegó el momento de saber por qué y cómo logramos que las personas compartan nuestro contenido.

¿Qué hace un contenido compartible?

En ambos mundos, tanto el virtual como el real, nos gusta compartir. Normalmente compartimos muchas cosas. Pero en definitiva, lo que realmente compartimos es todo aquello que nos emociona.

Entonces, cuando haces algo que genera una fuerte emoción dentro de tí, lo más probable es que se genere el deseo de compartirlo con alguien más, entonces vas y de alguna manera lo cuentas.

Pero no todo es compartible, lo cotidiano carece de emoción y no llama la atención a la audiencia. Pero si haces algo extraordinario, lanzarte en paracaídas por ejemplo, quizá captes más fácilmente la atención.

Es muy importante compartir desde nuestros sentimientos porque así les llegamos más rápidamente a las personas y si generamos nuestra emoción en ellas, lo más probable es que sigan replicando ese mensaje para contagiar a sus círculos de personas de esas emociones.

Y podrás decir, bueno, puedo pagar una campaña publicitaria por Google Ads y así transmitir mi mensaje, y efectivamente, Google hará su trabajo haciendo que llegues a miles de personas. Pero, si tu mensaje no llega cargado de emociones, perdiste tu dinero.

Si puedes observar, antes Facebook tenía solo la opción me gusta para manifestar emociones en las personas, ahora lo extendió a: Me gusta, me encanta, me divierte, me sorprende, me entristese y me enoja. Esas son algunas de las emociones que debe generar un contenido.

Por qué compartimos contenido

Para hacerse sentir más divertidas o más interesantes

Cuando compartirmos algo, estamos asumiendo que creemos en eso o que somos parte de eso y la gente que lo consume sabrán que nosotros coincidimos con ese mensaje y nos asociarán con ello.

Cuando generas un contenido que enseña algo alguien, algo que no sabía, cambia una percepción preestablecida. Ese contenido es muy compartible y si alguien lo comparte, estás demostrándole a tu adiencia que tú lo sabes y que ellos lo deberían saber también.

Para hacerse sentir inteligente

En este hipervínculo, hay un capítulo de explained de Netflix donde explican como funcionan los contenidos en internet.

Hay una sensación de que somos nosotros contra ellos (audiencia). Siempre que consumes un contenido y estás de acuerdo con eso, lo compartes porque asumes que eres parte de eso y quieres compartir esa idea.

Contenido más compartido

Las cosas más compartibles en Internet son por lo general los memes y los animales, porque son los que más emociones generan.

Los memes porque son divertidos y por lo general se relacionan con nuestras situaciones de la vida, es decir, nos sentimos identificados con ellas.

Dependiendo del contenido de un video o de una imagen los animales siempre generan sentimientos sobre nosotros, tal vez porque son hermosos y tiernos y queremos que las personas se identifiquen con eso.