¿Cómo así que los textos tienen ritmo? Como si se tratara de que nuestro texto bailara ¿Cumbia o salsa?

Si, y aprenderás cómo lograr que tus textos bailen cumbia.

Velocidad

Existen dos conceptos claves para darle ritmo a una historia escrita: Tiempo de la historia y tiempo del relato.

  • Tiempo de la historia. Se indica cómo ocurren los hechos de forma consecutiva. Lo importante es acortar la velocidad con que ocurren los hechos lo máximo posible.

Ejemplo

La historia “llegué tarde al trabajo”

Desperté y pospuse varias veces mi despertador. Iba a bañarme y me di cuenta que no había gas y tuve que calentar agua para poderme bañar.

Figuras narrativas de velocidad

  • Elipsis. Quitar aquello que no es relevante, es decir, lo que haya ocurrido en la historia pero que no vaya a contar porque no impacta positiva o negativamente el relato.
  • Sumario. Resumir el relato. Si los detalles no impactan la idea principal, es mejor evitarlos. Se recomienda utilizar verbos en los sumarios, porque al ser acciones agregan velocidad a los textos.
  • Escena. El tiempo del relato es muy parecido al tiempo de la historia. Esto ocurre cuando se relata una conversación, por ejemplo. – Hola ¿Cómo estás? – Bien y ¿Usted?
  • Pausa. Es cuando en el relato nos detenemos en elementos en determinado punto de los hechos. Por ejemplo: “Desperté y sentí mucha hambre. Entonces, pensé en qué deseaba comer antes de ir al trabajo y decidí comer un pastel de pollo que tenía en el refrigerador”. Como ves, en el punto de “desperté” se pausó la historia contando una anécdota relacionada.

Lo importante en las figuras de velocidad, es reconocer qué figuras son útiles dependiendo del texto que estés creando.

Newsletter

* Campo requerido

Powered by Mailchimp

Cómo mantener un ritmo en el texto